SITIO DE GERONA, del 24 de mayo al 11 de diciembre 1809

Cuando Cataluña heroicamente dio su sangre por España contra la Grande Armée francesa.

El pueblo de Gerona luchando contra la armada francesa

En 1808, españoles de toda la nación se alzaron contra un invasor extranjero. Lugares hoy gobernados por partidos que se dicen antiespañoles, dieron entonces su sangre por España con un patriotismo muy consciente, nada ambiguo, y envueltos en la bandera roja y gualda. Uno de esos lugares fue Gerona, donde los catalanes soportaron con valor asombroso un asedio terrible. Al frente, un granadino: Mariano Álvarez de Castro, de 60 años de edad. Y entre los defensores, una compañía de mujeres que pasaría a la Historia.

Madrid se ha levantado contra los franceses el 2 de mayo. Napoleón se ha encontrado con algo insólito: un pueblo que, aun sin rey, se organiza sobre la base de sus viejas instituciones y se alza en armas para defender la patria y la religión. Por todas partes surgen las Juntas para la defensa nacional. Los franceses son derrotados en el Bruc y en Bailén, fracasan en los asedios de Zaragoza y Valencia. En tal tesitura, temen perder la comunicación con Francia, comunicación que pasaba, entre otros lugares, por Cataluña, y concretamente por Gerona. La situación en Cataluña era difícil. Un fuerte contingente francés se había asentado en Barcelona y creía controlar la región. Pero en Gerona también los españoles se levantan.

Campaña militar de las tropas napoleónicas en España durante la primera etapa de la Guerra de la Independencia (1808-1812)

En realidad, la defensa de Gerona era una locura. Estamos hablando de una ciudad pequeña, de unos 10.000 habitantes y castigada por la crisis del trigo. Militarmente era muy débil: primero con el general Mariano Álvarez de Castro y posteriormente con un marino como gobernador, Julián de Bolívar. Tenía una guarnición inicial de tan sólo 300 soldados del Regimiento de Ultonia, al mando de dos oficiales de ascendencia irlandesa: O’Daly y O’Donovan. Ante el estado de guerra, la Junta organizó dos tercios de miqueletes, milicias populares como los somatenes. También acudieron marineros de Sant Feliu de Guixols para atender unas pocas piezas de artillería, en unas murallas arrumbadas por el tiempo y reducidas a su mínima expresión.

La defensa de la ciudad de Gerona contra las tropas napoleónicas fue heroica. De los tres sitios que sufrió esta ciudad, el tercero fue el más largo y costoso. El primero tuvo lugar en junio de 1808 y en él fueron rechazados 5.000 soldados mandados por el general francés Duhesme. Habiendo reunido dicho general nuevas fuerzas, llega otra vez, el 22 de julio, con 11.000 hombres y 34 cañones, pero los sitiados atacaron el 16 de agosto a los franceses, apoderándose de la torre de San Luis y destruyéndolos, por lo cual el general Duhesme emprendió la retirada a Barcelona.


El mariscal Gouvion Saint-Cyr estaba decidido a tomar Gerona y preparó el tercer sitio. Napoleón le había encargado la sumisión de Cataluña. El 2 de mayo de 1809 la cercaban 20.000 hombres al mando del general Reille, sustituido más tarde por Verdier. La plaza la defendían 5.600 soldados bajo las órdenes del gobernador militar Mariano Álvarez de Castro. Días más tarde Álvarez de Castro contesta a los parlamentarios franceses: "No quiero trato ni comunicación con los enemigos de mi Patria y el emisario que en adelante venga será recibido a metraIlazos".

General Mariano Álvarez de Castro

El 6 de mayo, un ejército francés de 18.000 hombres capitaneado por el Mariscal Augereau inició el sitio de la ciudad. El ejército de Napoleón bombardeó la plaza e intensifico el bloqueo cortando el suministro de víveres y agua. Se calcula que lanzaron unas 11.000 bombas y 7.000 granadas sobre la ciudad. Ya no se trata simplemente de amedrentar a la población, sino que es una estrategia deliberada de aniquilación de la ciudad, hasta su última piedra. Los gerundeses, sin embargo, no se rinden. Al revés, aceptan vivir entre las bombas como quien oye llover. El asedio se prolongará 7 largos meses. 

Durante el sitio, el regimiento de Saboya (unidad de infantería del ejército de tierra español) realizó varios convoyes con vitales suministros, pero debido a la disminución de los defensores de la ciudad, el 26 de junio se le ordenó ingresar a Gerona para ayudar a la defensa, debiendo penetrar las líneas francesas en un ataque a bayoneta calada. Era romper el cerco o morir en el intento.

Tanto se distinguen las mujeres de Gerona en la resistencia, que Álvarez de Castro decide encuadrarlas también militarmente y otorgarles los mismos derechos que a los soldados. Así nace a finales de junio la Compañía de Santa Bárbara, que usaba como distintivo un lazo rojo en el brazo. 

Ciudad de Gerona en 1809

En agosto, las tropas francesas capturaron el castillo de Montjuich, pieza clave en la defensa de la ciudad. Irreductible, Álvarez ordenó construir barricadas y trincheras dentro de la propia ciudad, prolongando la lucha durante otros cuatro meses hasta que, exhausto y enfermo, delegó el mando en el brigadier Julián Bolívar.

El 19 de septiembre, los franceses lanzan su gran ataque. Bajo un cañoneo incesante, los soldados entran a través de las brechas de las murallas rotas. Se combate cuerpo a cuerpo. Y pronto, el milagro: los gerundenses logran detener el asalto. Para los franceses resultaba incomprensible. Este día sera conocido por siempre como "el dia grande de Gerona".

El día grande de Girona

La tarde del 10 de diciembre de 1809. Ha caído la noche. Los sitiados, al límite de sus fuerzas, optan por capitular. Aún así, ponen sus condiciones. Los sitiados no son bandoleros ni rebeldes. Son un ejército, incluida la población civil movilizada. Los franceses serán respetuosos, pero sólo a medias. En Gerona ya no había nada que saquear, solo quedaba destrucción y desolación. Rápidamente capturaron al general Álvarez de Castro ya cansado y enfermo, que pasó de prisión en prisión hasta terminar sus días en el castillo de Figueras, donde muere el 22 de enero de 1810. 

Se estima que en torno a 10.000 personas, entre soldados y civiles, murieron dentro de los muros de la ciudad. Las pérdidas francesas fueron también cuantiosas, en torno a 15.000, de las cuales más de la mitad fueron debidas a enfermedad.

Toda Cataluña es anexionada a Francia en 1812 y sometida al típico esquema centralista francés. El pueblo, por su parte, nunca aceptará el sometimiento. Cuando los franceses sean vencidos y abandonen la ciudad, ya en 1814, muy pocos afrancesados les seguirán. Y por el contrario, Gerona, la Gerona española, pasará a nuestra historia como un ejemplo insuperable de abnegación y de patriotismo.

La rendición de Gerona


Fecha24 de mayo - 11 de diciembre de 1809
LugarGeronaEspaña
Coordenadas41°59′04″N 2°49′16″ECoordenadas41°59′04″N 2°49′16″E (mapa)
ResultadoVictoria francesa
Beligerantes
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg EspañaBandera de Francia. Francia
Comandantes
Mariano Álvarez de Castro (P.D.G.)Laurent de Gouvion-Saint-Cyr
Pierre François Charles Augereau
Fuerzas en combate
6000 regulares
4000 voluntarios
168 cañones
16 000
Bajas
5122 muertos
1200 heridos
4248 capturados
14 000
6000 civiles muertos

Publicar un comentario

0 Comentarios


EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL

EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL