DESMONTANDO LA LEYENDA NEGRA SOBRE LA INQUISICIÓN ESPAÑOLA

Cae el mito sobre la persecución de brujas en España. Los archivos de la Inquisición ya son públicos y nos muestran una realidad muy diferente de la leyenda negra española.

Tribunal de la Inquisición durante un juicio

Debido a la histeria masiva y la sugestión colectiva, en la Edad media cientos de miles de mujeres, hombres y niños fueron quemados en la hoguera, acusados de practicar la brujería. La Inquisición, actuaba basada en las supuestas pruebas ofrecidas por los testigos, que estaban seguros de la condición de “bruja” de las acusadas. Podemos afirmar, que la brujería es tan antigua como la existencia del hombre, y es a partir del siglo XIV y XV, cuando la Santa Iglesia católica a través de la Inquisición, se dedicó a la quema en su mayoría de mujeres, acusándolas de brujas.

La Inquisición no fue una creación española. La fundación del Tribunal del Santo Oficio en España data de 1478, bajo la monarquía de los Reyes Católicos, y se inspira en la Inquisición francesa que llevaba funcionando desde 1184, es decir: trescientos años antes.

El Tribunal del Santo Oficio, más comúnmente conocido como La Inquisición española (con jurisdicción en España y América), ha sido usado por los países protestantes como la apoteosis de todos los horrores. Es hoy comúnmente aceptado, incluso por los católicos, que la Inquisición española torturaba sistemáticamente durante horas o días, y quemó en la hoguera a miles y miles de herejes y brujas. Se nos habla de instrumentos de tortura de todo tipo, a cual más horrible, de reos que sobrevivían mutilados de por vida, y de inquisidores sádicos que tenían a toda la sociedad aterrorizada. Siempre ha sido objeto de una desmedida exageración y una flagrante falsificación de la realidad hasta el punto de que la visión que aún hoy se tiene de ella en muy poco se corresponde con la realidad.

Probablemente el tratado más importante que se haya publicado en el contexto de la persecución de brujas y la histeria brujeril del Renacimiento es el Mallevs maleficarvm. Es un exhaustivo libro sobre la caza de brujas que después de ser publicado en Alemania en 1487 tuvo docenas de nuevas ediciones, se difundió por Europa y tuvo un profundo impacto en los juicios contra las brujas en el continente durante 200 años aproximadamente. Esta obra es notoria por su uso en el período de la histeria por la caza de brujas, que alcanzó su máxima expresión desde mediados del siglo XVI hasta mediados del XVII.

Mallevs Maleficarvm

La fiebre tornó en delirante conforme avanzaban los años. A finales del siglo XVI el problema se agravó porque la intelectualidad europea y racionalista se obsesionó con el demonio y mezcló esta idea con la de las brujas. Hay que pensar que no hacían falta pruebas irrefutables para que una mujer fuese condenada. A veces, la simple acusación de un niño bastaba para que alguien fuese ejecutado.
Los investigadores actuales estiman que entre mediados del siglo XV y mediados del siglo XVIII se produjeron entre 40.000 y 60.000 condenas a la pena capital por ese concepto. La mayor parte de los ejecutados tuvo lugar en Alemania y los países colindantes.



La leyenda negra contra España destaca la imagen de la Inquisición persiguiendo a judíos, brujas, musulmanes y protestantes a través de los métodos más brutales imaginables. Sin embargo, al igual que la persecución de protestantes, la incidente de casos de brujería en España fue mínima. De todos los procesos entre 1540 y 1700, solo el 8% fueron por causa de la brujería. En total, se condenó a la hoguera por brujería a 59 mujeres en España. En Portugal fueron quemadas cuatro, y en Italia, 36. En cuanto a las causas abiertas, se conservan completos los archivos inquisitoriales entre 1540 y 1700. En ese periodo se desarrollaron casi 45 mil procesos por herejía, de los que la mayoría fueron resultados absolutorios y 1.346 resultaron condenados a muerte. Si comparamos con la Inquisición protestante en Alemania, para ese periodo, en el país nórdico 25.000 mujeres ejecutadas por brujas, en el caso de España no se llegó a los 300 casos.

En los últimos trescientos años de actividad de la Inquisición española, solamente fueron condenados 220 protestantes por causa de herejía, de ellos solo 12 fueron ejecutados, por supuesto en la hoguera.

Una de las imágenes de la Inquisición española con las que nos bombardean normalmente los medios es la de las salvajes torturas por las que pasaban todos los detenidos para intentar, entre tormentos, arrancar una confesión de herejías en las que no se había participado. Pero resulta que la Inquisición española es la única que tenía muy limitada la posibilidad de usar la tortura. A diferencia de lo que ocurría con luteranos y calvinistas, y con la Inquisición católica en otros países como Francia o los territorios italianos, la tortura solamente aparece en poco más del 1% de los procedimientos.

Auto de fe en la plaza mayor de Madrid

En el caso de las Américas, la Inquisición fue aún más laxa que en la España europea, especialmente con los indígenas, los cuales quedaron fuera de la jurisdicción de la Inquisición española y no fue hasta el siglo XVII que se creó una especie de Inquisición paralela exclusivamente para ellos, con penas generalmente mucho más leves y casi sin casos de torturas o penas de muerte. Comparando los juicios inquisitoriales y los civiles, lo que vemos en todo momento es que a pesar de la crueldad de los tribunales inquisitoriales, teniendo en cuenta el funcionamiento general de la justicia de la época, la Inquisición era más sensata y misericordiosa que los tribunales civiles.

Los países anglosajones, los que más han contribuido a crear la Leyenda Negra sobre España y sobre el catolicismo, deberían recordar que Inglaterra, en proporción a su población, quemó en la hoguera 6 veces más brujos/as que la católica España; al fin y al cabo, la creencia en brujos y aquelarres estaba mucho más arraigada en el norte de Europa. 

¿Pero porque se produce este odio a España? En el siglo XVI España es una superpotencia de tal calibre que en todo Occidente y las Américas ningún país le hace la más mínima sombra. La mitad de Europa (y por supuesto América) estaba directamente bajo su dominio. Carlos V era, además, el emperador del Sacro Imperio Germánico. Eso lógicamente ya sería suficiente para provocar el odio y el recelo de los demás, pero además es que España se alzó como líder indiscutible en la defensa del catolicismo. Eso hizo que sobre todo los países protestantes considerasen a España la cuna de todas las abominaciones. Atacar a España no solo significaba ir contra el poder político, sino igualmente ir contra la Iglesia Católica, pues ambas eran, para ellos, casi una sola cosa. Empezó entonces una campaña de descrédito hacia España con cientos de libros y grabados atroces (para los analfabetos) que recorrieron toda Europa.

Grabado de quema de una acusada de brujería

Y tanto arraigó el mito que cuando España perdió el poder hasta convertirse en un país de segunda en la periferia europea, la leyenda de la Inquisición no solo no fue olvidada, sino que siguió fresca como el primer día y tratada en todas partes como hechos probados (solo que sin ninguna prueba). La Ilustración francesa en el siglo XVIII convirtió a la Inquisición española en el perfecto ejemplo de lo cruel y malvada que puede ser la Iglesia Católica, a pesar de que en ese siglo la Inquisición ya casi ni funcionaba y estaba a punto de desaparecer. Desde entonces los españoles e hispanoamericanos fueron poco a poco creyéndose una falsedad inventada por otros para difamarles. 

Por rigor intelectual, y por sentido común, para hacer una comparación entre instituciones históricas es preciso partir de un principio que es la norma de todo verdadero historiador serio: no se puede juzgar, ni valorar, ni explicar el pasado con los criterios y valores del presente. 

Afortunadamente los archivos españoles están llenos de datos de primera mano, y poco a poco algunos osados investigadores están acabando definitivamente con todas las mentiras que durante siglos germánicos y anglosajones vertieron sobre el imperio español. 



Publicar un comentario

0 Comentarios


EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL

EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL