BATALLA DE LOS YÉBENES, 24 de marzo de 1809

Los temibles lanceros polacos del Vístula del ejército napoleónico chocaron de frente con el Ejército de la Mancha quien consiguió arrebatarles sus estandartes 

Lanceros polacos del Vístula

El  2 de mayo de 1808  se proclamaba a los cuatro vientos la declaración de la guerra de España contra Napoleón, tras el levantamiento popular de Madrid. Así, en Móstoles, su alcalde, con su famoso bando, anuncia a muchos pueblos madrileños la noticia de la lucha contra los franceses. La guerra por la independencia española está servida. Refiriéndose a esta guerra, Napoleón, en su exilio, declararía: 
"Esta maldita Guerra de España fue la causa primera de todas las desgracias de Francia. Todas las circunstancias de mis desastres se relacionan con este nudo fatal: destruyó mi autoridad moral en Europa, complicó mis dificultades, abrió una escuela a los soldados ingleses... esta maldita guerra me ha perdido."

La división polaca del Cuerpo del general Horacio Sébastiani dejó Toledo el 20 de marzo y marchó suroeste con el fin de tomar Andalucía. En la tarde del 23 de marzo se detuvieron a descansar en la localidad de Mora. Los lanceros (591 hombres en 4 escuadrones) podrían haber pasado la noche en las cercanías de Orgaz, al pie de las montañas, pero el coronel polaco Konopka eligió en su lugar la gran aldea de Los Yébenes, que los polacos habían reconocido como un cómodo lugar para descansar durante sus patrullas anteriores en esa zona. Sin embargo, el lugar era muy difícil de organizar para una defensa. Como testigo, un soldado del regimiento de sargento Kajetan Wojciechowski, escribió:
"Esta posición era sumamente peligrosa para la caballería, porque la única salida del valle zigzagueaba a través de la montaña, desde la cual cualquier paso hacia la derecha, donde las rocas altísimas colgaban sobre nuestras cabezas, o hacia la izquierda, con un abismo bajo nuestros pies, era imposible de hacer, y era el único camino que podíamos tomar si nos atacaba el enemigo."

Los Yébenes (Toledo) en la actualidad

Según esta descripción, el lugar de descanso para la noche fue una mala elección, porque fácilmente podría convertirse en una trampa mortal para los soldados dormidos, que no tenían espacio para formarse para la batalla, y no tenían una forma segura de retirarse. El coronel Konopka podría haber elegido un lugar así para pasar la noche porque ni los franceses ni los polacos sabían que las fuerzas españolas se concentraban cerca.

La noche del 24 de marzo hubo mucha niebla. Los centinelas escucharon ruidos sospechosos e informaron al coronel, pero éste calmó a todos sus oficiales asegurándoles que el enemigo estaba a varios días de marcha de aquí, cerca del río Guadiana. Pero se equivocó, ya que de frente estaba escondido en la niebla el nuevo Ejército de La Mancha, comandado por el Conde de Cartaojal, quien a las siete de la mañana montó un ataque frontal contra los Lanceros, que en ese momento acababan de despertarse. 

Los lanceros de la quinta compañía se enfrentaron a sus enemigos de inmediato. El resto del regimiento se estaba formando en escuadrones desorganizados junto a la iglesia en el centro del pueblo a mucha distancia del combate. De repente, la niebla se disipó y los polacos vieron densas filas de la caballería española y dos baterías de artillería a caballo. El coronel Konopka, al ver el gran predominio del enemigo, dio la única orden posible que era la de retirarse hacia la principal fuerza francesa. Los escuadrones napoleónicos marcharon en columna, se apresuraron hacia Orgaz, con el coronel y el mayor Andrzej Ruttie al frente. La quinta compañía protegió al resto de la columna como retaguardia.

Lanceros polacos luchando contra las tropas españolas

Pronto los lanceros, dirigidos por Konopka, se encontraron con dos regimientos de la caballería española. Konopka gritó: "¡Adelante, muchachos!". Después los primeros hombres de la octava compañía apuntaron sus lanzas atacando furiosamente contra el Real Regimiento de Carabineros españoles, uno de los mejores regimientos del Ejército español. Los soldados españoles bloquearon el estrecho camino al borde del precipicio sin posibilidad de avanzar o retroceder. Era vencer o morir. 

Fue una lucha sin cuartel. Los lanceros polacos prevalecían y empujaban la línea con sus lanzas y los carabineros españoles, armados con espadas, estaban siendo condenados a la derrota. En las terribles embestidas cuerpo a cuerpo, solo unos pocos soldados españoles podían defenderse atacando a los polacos. Algunos carabineros presionados por sus atacantes se lanzaron desesperados a un río pedregoso mientras que otros trataron de escalar las pendientes rocosas del desfiladero. Muchos murieron en el camino.


El ataque de los lanceros sorprendió por completo a los soldados españoles, que al inicio del enfrentamiento estaban absolutamente seguros de su victoria. Ahora, al ver sus primeras líneas rotas por el enemigo, comenzaron a moverse hacia atrás y los situados en las últimas lineas empezaron a retirarse. Los lanceros seguían presionando y pronto el camino se abrió a una parte más amplia de la carretera. Allí, separados de los soldados españoles, entraron en galope.

Caballería española en la guerra de la independencia

El Coronel Konopka junto con Ruttie y docenas de lanceros, finalmente alcanzaron campo abierto y comenzaron a formar líneas de defensa para repeler la caballería española que fluía desde el cañón. El coronel polaco alcanzó sano y salvo el pueblo de Mora, donde se situaban las principales fuerzas del general francés Valence. Konopka estaba convencido de que el resto del regimiento estaba perdido. Pero el resto regimiento dirigido capitán Telesfor Kostanecki, se abrió paso a través de las líneas enemigas españolas, y de una manera indirecta (por Consuegra) llegó unas horas más tarde consiguió llegar a Mora tras haber sufrido muchísimas bajas.

En la batalla de Yébenes el regimiento de lanceros polacos sufrió pérdidas significativas. El teniente Stanisław Moszynski (Molzinski) murió. Los capitanes Ene Szulc y Kajetan Stokowski, así como el teniente Stawierski y el cirujano Ene Gryll, fueron echos presos mal heridos. Los españoles hicieron 98 prisioneros en total capturando sus equipajes y sus estandartes.

Estandarte del 2ª escuadrón polaco capturado por los españoles. (Catedral de Sevilla)

La derrota de los lanceros se hizo conocida en toda España. Probablemente fue la única victoria de las fuerzas españolas durante toda la Guerra Peninsular que realmente lastimó y mermó su fama. En un futuro próximo "los infiernos picadores" (así se conocía a la caballería polaca) con toda su impulsividad y valentía intentarían recuperar su antigua reputación entre las filas de la "Armée d'Espagne" (nombre del ejército que Napoleón envió a España). 

A principios de mayo, el coronel Konopka abandonó el regimiento y viajó a Francia. Permaneció algún tiempo en Sedán, que era la sede del escuadrón de reclutamiento, y regresó al regimiento después de quince meses. Un efecto real de Napoleón le negó poder reclutar nuevos efectivos por haber perdido los estandartes en la batalla de los Yébenes.


Wojciechowski escribió más tarde sobre el destino de los estandartes perdidos:
"Cuando salté de mi montura, llevé a Kazaban a un lado y le pregunté por qué nuestro Coronel, siempre tan valiente y perspicaz en todos los combates anteriores, había perdido completamente la cabeza hoy, y se quejaba con nuestro General por cómo se había perdido nuestro regimiento. No entendía estas quejas, porque estaba seguro de que todo el regimiento estaba fuera de peligro. Kazaban respiró hondo, tomó mi mano y me dijo:

Probablemente tenga usted razón y nuestro regimiento esté fuera de peligro, pero, sin embargo, ha ocurrido algo peor. Hemos perdido el estandarte de nuestro regimiento, el emblema que recibimos en Italia hace muchos años durante la revolución francesa. El emblema que Napoleón quería cambiar cuando se convirtió en Emperador y el regimiento se opuso, porque lo sentía muy fuertemente: este emblema eran nuestros cuatro estandartes.

'¿Qué diablos me estás diciendo?', Grité. ¡Estoy seguro de que los dejamos en el depósito de Madrid!

'Sí', dijo, 'las mantas y los palos se han ido, pero yo puse los estandartes con mis propias manos, en el mayor secreto, en una alforja que estaba en el carro del Coronel. Ese carro se quedó al otro lado de la gran montaña y estoy seguro de que lo han capturado los españoles '.

Me quedé atónito. Sabía las consecuencias de este accidente para todo el regimiento. En este caso, nuestro regimiento simplemente existiría y nosotros, los Lanceros, por valientes que seamos, estaríamos privados de toda recompensa o promoción."

Era cierto, el regimiento perdió sus estandartes contra órdenes explícitas, según las cuales deberían haberse mantenido a salvo del depósito del regimiento detrás de las líneas. Como resultado, el regimiento no fue incluido, a pesar de la recomendación de Joachim Murat, en la Guardia Imperial y nunca obtuvo nuevos efectivos.

Lanceros polacos del Vístula

En su informe, el oficial al mando español, conde Cartaojal escribió el 29 de marzo (que se publicó en los periódicos españoles 1 de abril) sobre las pérdidas de los lanceros polacos:
"98 hombres, incluidos los prisioneros de guerra y 3 oficiales, y también una bandera, caballos, lanzas y equipos."

En una nota posterior a la Junta Suprema de Sevilla, agregó:
"En Los Yébenes se tomaron dos estandartes más del regimiento polaco; los encontramos en un oficial muerto en la batalla."

Según sus propias palabras, parece que Cartaojal se llevó tres de los cuatro estandartes del regimiento, y que dos de ellos estaban en posesión de un lancero que, conociendo el valor de ellos, trató de salvarlos, pero murió durante la pelea. Lo más probable es que la cuarta pancarta se quemara con el vagón. Es posible que los tres estandartes de los lanceros estuvieran en posesión del estado mayor del ejército español, sin ningún deseo de presentarlos en público hasta la batalla de la Albuera (1811). Es muy posible que el mando español decidiera mostrar los estandartes olvidados en este momento en particular, para mostrar que eran estandartes tomados de los Lanceros del Vístula y así elevar la moral de las tropas españolas que luchaban durante la batalla.

Siete días después, Sebastián Llano, ayudante de campo del general español Blake, se presentó ante las Cortes de Cádiz con un trofeo, el estandarte de la tercera escuadra y dijo: "... de los tres estandartes tomados de nuestros enemigos, tengo el honor de presentar a Vuestras Excelencias este, como homenaje a la Nación que representan ". Este estandarte fue colgado en la iglesia de San Felipe Neri de Cádiz, pero luego desapareció sin dejar rastro.

Hoy, en la catedral de Sevilla, sólo existe el estandarte del 2ª escuadrón, porque el que pertenecía al 1ª escuadrón fue trasladado (en circunstancias poco claras) hacia 1910 al Musée de l'Armée de París, donde se conserva. sin mencionar que fue un trofeo de las fuerzas españolas.

Estandarte del 1ª escuadron polaco (Musée de l'Armée de París)

Finalmente, también está el destino del coronel Konopka, quien, contra órdenes explícitas, colocó los estandartes del regimiento en los vagones del tren. Después de la batalla de Albuera, supuestamente fue nombrado general y barón francés, y desapareció para siempre de los Lanceros del Vístula. Pronto, se convirtió en instructor "de la lanza" en el 1ª Regimiento de Caballería Ligera de Polonia de la Guardia Imperial. Durante la invasión de Rusia, obtuvo el mando del recién creado 3ª Regimiento de Caballería Ligera de la Guardia de Lituania, pero en octubre de 1812, durante el banquete en Słonim el día antes de la marcha, fue hecho prisionero por los rusos. Su encarcelamiento destruyó su salud y murió a mediados de enero de 1815.

Fecha24 de de marzo de 1809
Ubicación
Los Yébenes , España
Resultadolanceros polacos luchar a través de las líneas españolas, pero pierden sus banderas
beligerantes
Polonia Ducado de VarsoviaEspaña Reino de España
Los comandantes y líderes
Ene KonopkaConde de Cartaojal
Fuerza
590 de caballería4000 caballería
1000 milicia
Bajas
89 muertos o capturados




Publicar un comentario

0 Comentarios


EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL

EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL