GONZALO GUERRERO (1470-1536)

Gonzalo Guerrero fue un conquistador español que fue capturado y esclavizado por los mayas. Años después cuando Hernán Cortés quiso liberarlo, Gonzalo ya se había convertido en un guerrero indio.

Gonzalo Guerrero

Historia de película es nuevamente la que nos acontece. Gonzalo Guerrero nació en el año 1470 en Palos de la Frontera (Huelva). Poco mas se sabe de su juventud. Fue más soldado que marino y aparece como arcabucero en la conquista de Granada, en una campaña que culmina el 2 de enero de 1492, cuando las tropas de los Reyes Católicos, comandadas por Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. Como arcabucero siguió al Gran Capitán a Nápoles, donde España inicia su influencia en Europa y sus ejércitos van conformando las unidades que luego llegarían a ser los famosos tercios españoles. 

Alrededor de 1510, Gonzalo Guerrero fue con Diego de Nicuesa a América, viéndose allí inmerso en las fratricidas luchas por el poder entre los españoles. Tiempo después Gonzalo se une a Juan de Valdivia (enemigo de Nicuesa) y va desde Darién a la isla Fernandina (Santo Domingo) como oficial a cargo de esclavos y tripulación de la nao Santa María de Barca, armada en Almería. 

Parten de Darién el 15 de agosto de 1511, con buen tiempo. Pero, al amanecer del tercer día de navegación, se desató una gran tormenta. Vientos huracanados dañaron la embarcación, mientras olas gigantescas barrían la cubierta hasta que la nave encalló. Únicamente llegan ocho a la costa de Yucatán, donde entraron en tierras de los Cocomes, quienes los enfrentaron. Cuatro de ellos fueron ejecutados, mientras el resto fue encarcelado. Llegan a la tierra del grupo de los Tutul xiúes, enemigos de los Cocomes, en la Ciudad-Estado de Maní, a la que pertenecía Xaman Há (actualmente Playa del Carmen), donde el cacique Taxmar los entrega como esclavos a Teohom, su sacerdote, quienes mueren por extenuación, excepto Gonzalo y Gerónimo. Este último relato sus funciones de esclavo: 
"...traer a cuestas la leña, agua y pescado, y estos trabajos sufríalos Aguilar con alegre rostro por asegurar la vida, que tan amada es. Naturalmente estaba tan subjecto y obedescía con tanta humildad, que no sólo con presteza hacía lo que su señor le mandaba, pero lo que cualquier indio por pequeño que fuese, tanto, que aunque estuviese comiendo, si le mandaban algo, dexaba de comer ​por hacer el mandado." 

División de cacicazgos mayas en el siglo XVI

Gerónimo de Aguilar se mantuvo fiel a su cultura y su religión, mientras Gonzalo Guerrero se iba aculturando, a veces con mucho sacrificio.

Taxmar se enteraría de los duros trabajos que realizaban sus esclavos, y que los dos únicos supervivientes estaban al borde de la muerte, los reclamaría para sí. En esa decisión se tomó en cuenta que los dos españoles habían participado en algunos enfrentamientos​ con los enemigos del grupo Maya, en los cuales habían destacado por sus habilidades militares, es por esto que consideró tomarlos como consejeros de guerra. Gonzalo les enseñaría diferentes formas de ataque y defensa, diversas formaciones en cuadros y columnas, lo que incluyó criterios del cómo no todos los combatientes tenían que pelear en forma cerrada y desordenada, ni al mismo tiempo, sino relevándose en las líneas lo mismo que atacar por los costados, para alternar combate y descanso, a fin de no agotarse antes que los enemigos. Además, formaría una falange macedonia, para derrotar a los Cocomes, con lo que alcanzó un gran prestigio.


Taxmar regalaría a Guerrero al sabio jefe Na Chan Can, cacique de los cheles en la ciudad de Ichpaatún, al Norte de la Bahía de Chetumal, quien, a su vez, lo regala a su Nacom (jefe de guerreros) Balam. Balam trataba con mucho cuidado a Guerrero, hasta que un día, al atravesar un río, Balam fue atacado por un caimán y Gonzalo Guerrero salva la vida de su amo, quien por este hecho le otorga la libertad.

Como guerrero y hombre libre del grupo maya, participa con gran éxito en varias expediciones guerreras. Se transculturiza, dejándose hacer mutilaciones y tatuajes rituales que eran propios a su rango. Sus victorias se suceden y asciende hasta Nacom al casarse con la princesa Zazil Há. Consiente que a sus propios hijos les aplanen la frente con una tablilla. También sufre los rituales de mutilación, por los cuales los guerreros demuestran su desprecio al dolor y la muerte. Su aculturación e integración en el pueblo que lo había adoptado fue tan grande que se dice que permitió que su primogénita Ixmo, fuera sacrificada en Chichén Itzá para acabar con una plaga de langostas. Sin embargo, no hay evidencia de que sucediera esto.

Escultura de Gonzalo Guerrero

En 1519, desembarca una expedición de Hernán Cortés en la Isla de Cozumel, quienes se enteraron que dos españoles vivían en esa ínsula y enviaron mensajeros para ofrecer rescatarlos. Cortés necesitaba de intérpretes que hablasen los idiomas de la región, por lo tanto, decidió contactar con ellos enviándoles misivas en las que les exhortaba a unirse a su expedición y les marcaba el punto de encuentro:

"Señores y hermanos, aquí en Cozumél (Cuzamil) he sabido, que estáis en poder de un cacique detenidos. Yo os pido por merced, que luego es vengáis aquí á Cozumél (Cuzamil), que para ello envío un navío con soldados, si los hubiéredes menester, y rescate para dar a esos indios con quien estáis, y lleva el navío de plaza ocho días para os aguardar. Veníos con toda brevedad: de mí seréis bien mirados, y aprovechados. Yo quedo aquí en esta isla con quinientos soldados y once navíos."

"Los indios que llevaron la carta del general Hernando Cortés, dentro de dos días la dieron á un español, que se llamaba Gerónimo de Aguilar.que fue á su amo con ella, y los rescates para que le diese la licencia, la cual luego dio para que se fuese donde tuviese gusto. Gerónimo Aguilar habida licencia de su amo, fue en busca de otro compañero suyo llamado Gonzalo Guerrero. y le enseñó la carta, y dijo lo que pasaba."

"...respondió el Guerrero: "Hermano Aguilar, yo soy casado y tengo tres hijos. Tienenme por cacique y capitán, cuando hay guerras, la cara tengo labrada, y horadadas las orejas que dirán de mi esos españoles, si me ven ir de este modo? Idos vos con Dios, que ya veis que estos mis hijitos son bonitos, y dadme por vida vuestra de esas cuentas verdes que traeis, para darles, y diré, que mis hermanos me las envían de mi tierra.
La mujer con quien el Guerrero estaba casado, que entendió la plática del Gerónimo de Aguilar, enojada con él dijo: Mirad con lo que viene este esclavo á llamar á mi marido, y que se fuese en mala hora, y no cuidase de más. Hizo de nuevo instancia Aguilar con el Guerrero, para que se fuese con él: diciéndole, que se acordase era cristiano y que por una india no perdiese el alma, que si por la mujer y hijos lo hacían que los llevase consigo, si tanto sentía el dejarlos. No aprovechó tan santa amonestación, para que el Gonzalo Guerrero (que era marinero, y natural de Palos) fuese con Gerónimo de Aguilar, que viéndole resuelto en quedarse, se fue con los dos indios de Cozumél (Cuzamil) al parage, donde quedó el navío."

Gerónimo de Aguilar ante Cortés

Aguilar aceptó, en tanto que Gonzalo Guerrero prefirió permanecer junto a los mayas. Andrés de Tapia fue el primer español que reconoció en Cozumel a Jerónimo de Aguilar, el náufrago de la flota de Nicuesa que habría de servir como intérprete de la lengua maya.

Gonzalo Guerrero rechaza regresar con varias expediciones españolas, y apoya durante los combates para expulsar a Grijalva, Francisco Hernández de Córdoba (1517) y Cortés (1518). Durante los años siguientes, los españoles estimaron que Guerrero se dedicó a entrenar a los mayas para defender su territorio, pues cuando Francisco de Montejo, en mayo de 1527, cruza el Atlántico con 380 soldados en cuatro navíos, encontró serias dificultades para conquistar Yucatán. Combate a los conquistadores Montejo (padre e hijo) y a su capitán Dávila. Instruye a sus guerreros como enfrentar a los extranjeros, aconsejando siempre no dar tregua ni fiarse de los blancos, intentando proteger su territorio.

Recreación de Gonzalo Guerrero en la seria Ministerio del Tiempo

Cuentan que Montejo le envió una carta en la que le recordaba su fe cristiana y le ofrecía un perdón si se entregaba pero Guerrero sabía que esas promesas solían incumplirse -de hecho, él mismo solía advertir a los suyos al respecto- y contestó amable pero firmemente que no podía dejar a su mujer y sus hijos, aparte de que dependía de la autoridad de un cacique, aunque afirmaba recordar a Dios y se mostraba abierto a una buena relación. Fracasada la diplomacia, llegó el momento de las armas y una columna al mando del capitán Alonso Dávila se internó en territorio yucateco.

A mediados de verano logró abrirse paso hasta Chactumal con el doble objetivo de hacerse con unas minas de oro (que resultaron un mito) y apresar a Guerrero. Más adelante toma a algunos mayas prisioneros. Estos lo engañan diciéndole que Gonzalo Guerrero había muerto de forma natural, por lo que se remite informes a Montejo sobre el supuesto fallecimiento. 

En realidad, muere en 1536 cuando se enfrentaba a las tropas del capitán Lorenzo de Godoy para ayudar, con cincuenta canoas, a Cicumba, cacique Tolupan del poblado de Ticamaya (Honduras), en el valle inferior del Río Ulúa.​ Una flecha de ballesta se clavó justo en su ombligo y le atravesó hasta el costado, donde fue herido de muerte por un disparo de arcabuz. Sus hombres le sacaron del campo de batalla y le escondieron detrás de unas palmeras. Pidió a sus más allegados que cuidaran de sus hijos y, al resto de sus hombres, más de un millar, que siguieran combatiendo. Tuvieron que replegarse y el cadáver de Guerrero quedó en campo enemigo. Se dice que algunos españoles afirmaron luego haberlo visto: tatuado y vestido como un indio, pero barbado. Durante la noche, algunos de sus hombres rescataron su cuerpo y como postrero homenaje, lo lanzaron al río Ulúa, para que la corriente le llevara hasta el Océano de donde vino.

Gonzalo Guerrero fue durante siglos un personaje aborrecido por el pueblo español, especialmente por abandonar la fe católica. Los cronistas, informados por Jerónimo de Aguilar, lo presentan como un ser extraño e inquietante. Aguilar probablemente subdiácono, describe en sus relatos una comparación de su proceder contrario al de Guerrero. Él afirma que se mantuvo casto y fiel a su rey y a su Dios, en cambio argumenta que Gonzalo Guerrero había caído en la tentación de tomar mujer, formar una familia, mezclar su sangre con la de sus captores. Fue eso lo que, según Aguilar, le perdió, llevándole, poco a poco, a abrazar la cultura y los dioses de su nueva familia.

Tras la independencia de México muchos mexicanos comenzaron a admirar la cultura maya que combatieron sus antepasados. Siendo entre ellos Guerrero un nombre que simbolizaba la lucha contra la potencia colonial e imperialista.

Publicar un comentario

0 Comentarios


EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL

EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL