BATALLA DE GUADALETE, entre el 19 y el 26 de Julio de 711

 Traicionado y abandonado por los suyos, el rey Rodrigo pierde el control de la península ante un poderoso ejército venido del norte de África. El dominio musulmán se prolongaría mas de siete siglos.

El rey Don Rodrigo arengando a sus tropas en la batalla de Guadalete,

Según la historiografía tradicionalmente admitida, basada en crónicas árabes de los siglos X y XI, tuvo lugar en la península ibérica una batalla entre el 19 y el 26 de julio de 711cerca del río Guadalete (Bética) y cuyas consecuencias fueron decisivas para el futuro de la península.

En la España peninsular y Ceuta reinaba el imperio visigodo que abarcaba además Portugal parte de la costa mediterránea de Francia hasta Marsella conocida como Septimania.  La Hispania visigoda se hallaba inmersa en una disputa por el trono, del que quería apoderarse Rodrigo que contaba con el apoyo de la mayoría de élite de la aristocracia seglar y eclesiástica arrebatándoselo a Agila II,  hijo del Witiza el anterior rey, quien posiblemente habría sido derrocado y muy probablemente asesinado. Al proclamarse rey visigodo Rodrigo se creó una escisión en el imperio, los partidarios de Agila no les pareció bien la proclamación de Rodrigo.

Los miembros del bando witizano, a pesar de su oposición al nombramiento de don Rodrigo, se atrevieron a jurar fidelidad al nuevo monarca mientras a sus espaldas se conjuraban para eliminarlo, algo que les dejaría libre el camino al trono. Así las cosas, el paso principal que deciden dar los hijos de Witiza para acabar con el reinado de don Rodrigo es entrevistarse con los musulmanes, que se encontraban en plena expansión, y a quienes los witizanos ofrecieron la apertura de las puertas de la Península a cambio de su ayuda.

Portada de La crónica del rey don Rodrigo, que recoge las tradiciones sobre el último rey visigodo y la pérdida de España.

Hacia el año 710 los árabes, dirigidos por Musa ibn Nusayr, se apoderaron de Septem (Ceuta), una ciudad bajo control del Imperio, gobernada por un personaje llamado Julián, que cobraría gran protagonismo en la conquista y la leyenda posterior. El puerto y los barcos del litoral africano permitirán una operación militar en la Península. Se trataba de una operación de gran envergadura, en tanto que los contingentes que cruzan el Estrecho son considerables, pero no fundamental, en cuanto que Musa se queda en África y delega el mando en un subordinado suyo llamado Tariq ibn Ziyad. Los witizanos facilitan el cruce del estrecho de Gibraltar en la noche del 27 al 28 de abril de 711.

 Los conjurados pensaban utilizar a los musulmanes para que les hicieran el trabajo sangriento: eliminar en el campo de batalla a don Rodrigo y a sus seguidores, lo cual una vez alcanzado podrían aprovechar para llegar al trono. Sin embargo, estos no contaban con que los musulmanes tenían sus propias intenciones y no se dieron cuenta de que en lugar de ser ellos quienes estaban utilizando a los musulmanes para lograr sus objetivos, eran ellos los utilizados por los omeyas para proseguir con su expansión.

Es muy probable que el general omeya Táriq desembarcase en Tarifa unos 7000 soldados de a pie bereberes, tomando Carteia y posteriormente Algeciras, donde rechazó el ataque de Bancho o Sancho, sobrino de Rodrigo que había salido a su encuentro. Poco después recibía 5000 refuerzos enviados por el califato. Sumaban 10000 bereberes y 2000 árabes. Con la llegada de los musulmanes a la Península, el plan de los witizanos comenzaba a tomar forma.


Mientras todo esto acontecía, el rey visigodo se encontraba en el norte de la península ibérica combatiendo a los vascones en Pamplona. La noticia le tarda en llegar dos o tres semanas. La crisis que padecía el reino visigodo en aquellos fatídicos momentos, con continuas confabulaciones y guerras fratricidas entre la nobleza para hacerse con el trono, limitaron considerablemente el margen de maniobra de Rodrigo a la hora de reclutar un ejército con el que hacer frente a la invasión, viéndose obligado a aceptar la interesada ayuda de los witizanos, cuya traición desconocía. Tal como fuere, pudo organizar precipitadamente en Córdoba un ejército de 40000 hombres y partir al encuentro de Táriq.​ Estimaciones modernas dicen que solo 2000 musulmanes y 2500 visigodos participaron en la batalla.

El objetivo principal de don Rodrigo era buscar el enfrentamiento directo con Tariq a través de una batalla decisiva que le hiciera retroceder al continente africano. Batalla en la que compareció toda la flor de la nobleza visigoda. Don Rodrigo y sus tropas avistaron el campamento musulmán un 19 de julio del 711, localizado sobre una colina al lado del río Guadalete y fortificado por una empalizada. La superioridad de tropas visigodas sobre los musulmanes no ayudo en una mala estrategia de batalla y en una traición por parte de los witizanos.

El día del avistamiento del campamento (19 de julio) don Rodrigo decidió lanzar su ataque. Este consistió en una carga de caballería cuesta arriba dirigida contra el campamento enemigo, pero desbaratada por el estrechamiento de la colina. Siendo las oleadas de flechas musulmanas las encargadas de masacrar a los visigodos en esta primera acción. Las tres cargas de caballería fracasaron en lograr penetrar el campamento de Tariq.

Pintura de la batalla de Guadalete

Al día siguiente los combates continuaron tras una larga noche derrotista en el campamento visigodo. Donde los witizanos se dedicaron a desmoralizar a las tropas, esgrimiendo que los invasores sólo buscaban botín y que una vez llenaran sus bolsillos regresarían a sus tierras, con lo que propusieron a sus seguidores abandonar a don Rodrigo en plena lucha para que los musulmanes acabaran con él y sus hombres. 

En plena batalla a muerte los hijos de Witiza, que comandaban los flancos, se separaron del ejército visigodo, dejando a Rodrigo en inferioridad numérica y técnica contra los musulmanes.​ Al parecer, los bereberes, con su caballería ligera y sus ataques rápidos y letales, diezmaron a las rodeadas fuerzas leales al monarca godo tras un duro combate. El ataque de Tariq fue devastador, ya que destrozó casi por completo a las huestes visigodas, haciéndose con la victoria y sumiendo en el desastre al mundo visigodo.

Desarrollo de la batalla

En la batalla el rey Rodrigo fue derrotado y probablemente perdió la vida a manos de las fuerzas del Califato Omeya. El caballo del rey fue encontrado cubierto de flechas a orillas del río Guadalete, algunos creyeron que el rey podría haber escapado pero seguramente su cuerpo fuera arrastrado por la corriente; la cuestión es que nunca se volvió a saber de él. 

La derrota visigoda dejó via libre a Táriq para llegar hasta Toledo que se encontraba desprotegida al haberse llevado consigo el rey Rodrigo gran parte de las armas de defensa de la guardia real de la ciudad. Toledo no opuso resistencia, a finales del mismo año 711 era tomada. La derrota fue tan completa que supuso el final del estado visigodo en la península ibérica.

Avance musulmán en la península ibérica

Lejos podían suponer los conjurados que su petición de ayuda para recuperar el trono a cambio de tributos les iba a costar tan caro y cuáles eran las verdaderas intenciones de conquista de los árabes. Musa, receloso de los éxitos de Tariq, decidió intervenir personalmente en el 712, al mando de un ejército de 18000 hombres, en su mayoría árabe.​ Su objetivo era restablecer la legítima autoridad que solo le competía a él en su calidad de gobernador de Ifriquiya-Magreb. La expedición, que tenía como meta Toledo, arranca en Algeciras y continúa por Carmona, Sevilla y Mérida hasta que, en la comarca toledana, Tariq y Musa unen sus fuerzas y continúan la ocupación del valle del Ebro, Asturias y Galicia sin encontrar apenas resistencia. 

La derrota en Guadalete supuso la pérdida de casi la totalidad del territorio peninsular a favor de los musulmanes, quedando como únicos focos de resistencia cristiana las regiones montañosas del norte peninsular, desde donde se extendió la futura Reconquista, la cual costó en torno a siete siglos concluir.
 
FechaAlgún día entre el 19 y el 26 de julio de 711 (fecha tradicional)
LugarDiscutido (Cádiz)
Coordenadas36°36′00″N 6°13′00″OCoordenadas36°36′00″N 6°13′00″O (mapa)
ResultadoDecisiva victoria del Califato Omeya
Beligerantes
Reino visigodoUmayyad Flag.svg Califato Omeya
Comandantes
Rodrigo  Ṭáriq ibn Ziyād
Fuerzas en combate
Estimación medieval: 40 000-100 000
Estimación de Lewis: 33 000

Estimación de Collins: –2500
Estimación medieval: 187 000
Estimación de Lewis: 10 000-15 000
(posiblemente 12 000)
Estimación de Collins: –1900

Publicar un comentario

0 Comentarios


EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL

EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL