EXPEDICIONES EN BUSCA DE "EL DORADO" , 1º PARTE

La leyenda de "El Dorado", la fiebre y locura de los conquistadores españoles, 1º parte.

Escena de la película Oro de 2017

El Dorado es una ciudad legendaria, supuestamente ubicada en el territorio del antiguo Virreinato de Nueva Granada, en una zona donde se creía que existían abundantes minas de oro.​ La leyenda se origina en el siglo XVI, en Colombia, cuando los conquistadores españoles tienen noticias de una ceremonia realizada más al norte (altiplano cundiboyacense), donde un rey se cubría el cuerpo con polvo de oro y realizaba ofrendas en una laguna sagrada.​ Hoy en día se sabe que este pueblo era el Muisca y el sitio donde se realizaba la ceremonia habría sido la laguna de Guatavita (Colombia). La noticia de la riqueza muisca atrajo hasta la sabana de Bogotá a expediciones originadas en Quito (Ecuador),​ Santa Marta (Colombia)​ y Coro (Venezuela).​ La supuesta existencia de un reino dorado motivó numerosas expediciones y se mantuvo vigente hasta el siglo XIX,​ aunque su localización se fue trasladando desde Colombia hacia las Guayanas, a medida que avanzaba el proceso de conquista y colonización del territorio sudamericano.

Lago Parima y la ciudad de El Dorado en un mapa de 1625

Su difusión llega a nuestros días gracias a Juan Rodríguez Freyle quien publica El Carnero, una crónica histórica escrita en 1636-1638, donde narra en sus 21 capítulos los hechos de la Conquista y la primera sociedad colonial. En El Carnero se cuenta también las primeras búsquedas de El Dorado extendiendo así el mito y continuando así las expediciones.

Para la búsqueda de esa supuesta ciudad dorada se organizaron diferentes expediciones españolas  cuyo fin era el de encontrar dicha ciudad perdida a cualquier precio, incluido la vida. Numerosas son las expediciones que los españoles realizaron entre las décadas de 30-40 del siglo XVI. Hay que añadir que nunca se encontró El Dorado en sí pero gracias a su búsqueda se descubrieron nuevas regiones y diversos tesoros pero en menor cantidad a la esperada.

La Corte Española se volcó en afán del descubrimiento de los territorios donde encontrar el preciado oro. Concedió licencias, las quitó, nombró gobernadores con los mismos términos y límites al mismo tiempo, financió, etc. Las más grandes armadas en hombres que salieron de España desde 1530 fueron las que se hicieron para este descubrimiento. No obstante el sacrificio fue inmenso, las expediciones se siguieron acrecentando en número y esfuerzos.

Luis Galvis Madero, escribió: "la locura habíales dado a beber su filtro mágico, por lo cual nada era capaz de detenerlos, siendo así como las fuerzas naturales para ellos jamás prevalecían.... casi agotados, tristes y dolientes, continuaban sus jornadas en pos de la quimera, siempre inaccesible, siempre luminosa, mas allá....La locura de estos descubridores llamados por Manuel Machado Capitanes de ensueño y de quimera, fue la busca de El Dorado"

El Dorado fue ambicionado desde el descubrimiento del continente y su posterior conquista. A pesar de estos sentimientos el territorio quedó oculto y se ha mantenido así hasta el día de hoy.

Recreación de El Dorado

  • Expedición de Sebastían de Belalcázar

En 1539, Sebastián de Belalcázar fue el primero en lanzarse a la búsqueda de la mítica ciudad del oro en el valle del río Cauca. Los planes de Belalcázar eran conquistar aquellas tierras y alcanzar el mar de las Antillas, que se suponía cercano a Quito, para embarcarse directamente rumbo a España con el supuesto botín, sin dar cuenta a Francisco Pizarro, el conquistador del Perú. Balalcázar descubrió que Gonzalo Jiménez de Quesada, el enviado de Pizarro, se había adelantado a sus pasos. Durante años, ambos conquistadores, se disputaron los derechos sobre aquellas tierras que carecían del preciado metal.


  • Expedición de Alonso de Alvarado
Le siguió Alonso de Alvarado, sobrino del Adelantado Pedro de Alvarado, conquistador de gran parte de América Central. Tras la victoria en la Batalla de las Salinas (con victoria de los pizarristas), Alonso de Alvarado solicitó proseguir con la conquista de la región de los Chachapoyas. Estando allí recibió la noticia que al otro lado del río, a quince jornadas de distancia y pasando una gran montaña se hallaba una tierra llana con un gran lago donde habitaba un "orejón del linaje de los incas" llamado Ancallas. Alonso inició la construcción de una barca para cruzar las correntosas aguas del Huallaga, sin embargo, cuando estaba por terminarla le informaron sobre un amotinamiento de los indios de San Juan de la Frontera.

Alvarado tuvo que regresar a sofocar el motín dejando a su hermano Hernando de Alvarado a cargo del descubrimiento de aquel gran reino. Hernando debió avanzar por terrenos desfavorables, penetrando selvas y montañas hasta que la tropa amenazó con amotinarse, lo que determinó el regreso a San Juan de la Frontera abandonado por lo tanto el proyecto. Años después Alonso de Alvarado finalmente resultó herido de muerte tras la batalla de campo de Chuquinga, sin poder regresar a Chachapoyas nunca mas.


Francisco de Orellana (1511 - 1546)

  • Expedición de Francisco de Orellana
Tras la deslealtad de Sebastián de Belalcazar, Francisco Pizarro decide nombrar a su hermano, Gonzalo, como Gobernador de Quito y Capitán General de la expedición que debía descubrir un lugar al que llamaban el "País de la Canela". Dicha expedición partió desde Quito en diciembre de 1540 hacia el oriente hasta Cumaco. Hallaron la canela pero no era de la calidad esperada. Disconforme con este hallazgo Pizarro decidió seguir hasta el río Coca en 1541. Descendiendo el río, el hambre no les dejó avanzar. 

Allí, Francisco de Orellana se ofreció a continuar con un bergantín en busca de comida para luego regresar y socorrer al resto de la expedición. Gonzalo Pizarro accedió y así fue que acompañado por 57 hombres y el fray Gaspar de Carbajal. Orellana partió el 26 de diciembre de 1541, continuando río abajo por el Coca.​ El plan de Orellana no era retornar donde estaba Pizarro, sino encabezar su propia expedición en busca de riquezas. Orellana continuó su curso hasta el río Grande (actualmente conocido como río Amazonas). Pizarro continuando por tierra confirmó la deserción de Orellana y decidió emprender el duro regreso a Quito. 

Mientras tanto Orellana halló algo de oro y plata en una aldea.  Allí los aldeanos confirmaron que yendo tierra adentro, había muchos de aquellos metales. La tropa inició su búsqueda. El 24 de junio de 1542 la expedición fue atacada por feroces indias guerreras, que les hicieron recordar a las mitológicas mujeres "amazonas", particularidad que terminó marcando el nombre de aquel río y de toda la región. Una vez llegado al océano Atlántico, Orellana partió rumbo a España con el fin de ser nombrado conquistador del País de las Amazonas.  El Consejo de Indias, le extendió la capitulación.

  • Expedición de Hernán Pérez de Quesada
En 1540 Hernán Pérez de Quesada, hermano de Gonzalo Jiménez de Quesada, salió de Bogotá en busca de "El Dorado". Marchó hacia el Oriente hasta los llanos y luego al sur hasta Pasto. Las penalidades sufridas por la expedición fueron tales que el conquistador español debió sacrificar sus caballos para alimentar a la hambrienta tropa. Después de su infructuosa búsqueda Pérez de Quesada retornó a Bogotá con la mitad de la gente.

Felipe von Hutten (1505 - 1546)

  • Expedición de Felipe von Hutten


Teniente General de Coro y veterano de la malograda expedición Welser de Jorge de Espira,​ partió en 1541 desde la costa venezolana. En una aldea de la provincia de Papamene, el indio jefe le aconseja a Felipe regresar sobre sus pasos hacia donde nacía el sol, hasta la ciudad de "Macatoa", ubicada en la otra margen del río Guayuare, porque allí había un reino abundante en riquezas de oro y plata. Tras 8 días de camino, su tropa cegada por el oro y enfadada por no seguir la ruta indicada por el indio, acaba por convencer a Felipe virar hacia el sudeste hasta una sierra alta a la que llamaron "Punta de Pardaos". Las pésimas condiciones de la expedición los obligaron a retornar a San Juan de los Llanos, para reabastecerse y emprender nuevamente la búsqueda de la ciudad de Macatoa.  

Guiada por los indios, su expedición llegó al caudaloso río Guaviare y en canoas arribaron a Macatoa, la cual se hallaba desocupada, ya que sus habitantes habían sido sacados por el Cacique para que los forasteros se pudiesen hospedar más a gusto. El Cacique, les aconsejó no continuar el viaje con tan poca gente ya que más adelante se encontraba un pueblo muy beligerante, los omeguas. Sin embargo, el cacique confirmó las riquezas que poseía dicha tierra y se ofreció a acompañarlos con cien indios hasta la primera población de los omeguas. 

Tras 5 días de marcha por anchos caminos divisaron a lo lejos una gran población con calles rectas, casas muy juntas y un edificio elevado que sobresalía entre medio de todas las construcciones. Se trataba de un templo con muchos ídolos de oro macizo. El cacique afirmó que más adelante existían otros pueblos aún más ricos y poderosos. El jefe indio finalizó su ayuda y aconsejo capturar algún indio de la zona para que ayudase a los españoles. En una de estas capturas Felipe fue herido de gravedad en las costillas generando incertidumbre entre el resto de la expedición sobre los peligros de continuar adelante. El estruendo de grandes tambores y el alarido de numerosa gente en el fondo de la selva sirvieron para confirmar la retirada, no sin antes sufrir una escaramuza por parte de los omeguas. Los europeos se marchaban convencidos de haber visto los umbrales de "El Dorado". 

Felipe logra sobrevivir y a los 5 años vuelve a Coro. Al descubrir que ahora tiene un nuevo teniente entrará en disputas por el poder. Esto le llevará a ser decapitado por el nuevo teniente Juan de Carvajal.


Lope de Aguirre, "el loco" (1510 - 1561)
  • Expedición de Pedro de Ursúa y Lope de Aguirre
En 1560 partió desde el Perú una expedición al mando de Pedro de Ursúa, con el objetivo de buscar El Dorado, que según se creía estaba por el lado del río Amazonas. El origen de esta ubicación se basa en la historia de unos indios que atravesaron todo el continente durante diez años, hasta que finalmente 300 de ellos lograron llegar al pueblo español de Chachapoyas. Allí relataron a los españoles sobre las características de la región amazónica, resaltando sobre todo las innumerables riquezas. 
Los 400 soldados que componían la expedición de Ursúa habían sido reclutados sobre la base de su valentía y experiencia en campañas anteriores, sin tener en cuenta su moral o respeto a la autoridad. Tras meses de caminata solo encontraron el desánimo a través de la jungla. Muchos fueron los avisos a Pedro de Ursúa sobre una conspiración de sus hombres hacia él, pero este nunca le dio mayor importancia. Ursúa finalmente resultó asesinado a puñaladas la noche del 1º de enero de 1561, en la provincia de Machífaro, donde habían parado a acampar y a investigar un camino que iba tierra adentro. El artífice de la conspiración fue Lope de Aguirre, famoso ya por varias insurrecciones en diferentes travesías. La autoridad de Ursúa rígida y distante hacia sus subordinados ayudó a que la conspiración se llevase a cabo.

El futuro de la expedición pasó a estar a cargo de don Fernando de Guzmán, mientras que Lope de Aguirre fue nombrado maestre de campo. Los oficiales, capitanes y demás soldados decidieron continuar con la ruta a sabiendas que solo el encontrar "El Dorado" les garantizaría el indulto por asesinar al gobernador.

La expedición partió de aquel campamento y lo que siguió fue una sucesión de asesinatos, intrigas y disputas internas. Lope de Aguirre en una atmósfera de rabia y sed de poder, comenzó a pregonar el retorno y la conquista del Perú. Según él, una vez muerto el Gobernador, ya no se debían a la autoridad del Rey y conseguir las tierras buscadas tampoco les garantizaba la indulgencia. Tras un sabotaje interno a las provisiones, la expedición permaneció frenada durante tres meses. Mas loco que cuerdo, Aguirre convenció a Guzmán de que era mejor abandonar la misión original y embarcarse en la "guerra del Perú", lo que elevaría su estatus a la altura del rey Felipe II.​ Entusiasmado con la idea, Guzmán se autoproclamó "Príncipe de Tierra Firme y Perú, y Gobernador de Chile", y todos comenzaron a llamarlo Excelencia.

Escena de la película Oro de 2017

El nuevo plan consistía en salir al océano lo antes posible para reabastecerse en isla Margarita y luego tomar la región de Panamá para, finalmente, lanzarse a la conquista del Perú, donde especulaban con la adhesión de otros españoles y, sobre todo, de los negros esclavos, quienes serían armados y liberados. Incluso, ya soñaban con el futuro reparto del Perú entre ellos, no solo de las propiedades y las haciendas, sino también de las mujeres.

Al tiempo Guzmán reflexiona sobre el mal camino que llevaban y decide volver al objetivo original de encontrar el dichoso oro, no sin antes deshacerse de Lope de Aguirre. Uno de los capitanes, llamado Gonzalo Guiral de Fuentes, avisó a Aguirre sobre el plan del "príncipe" quien se anticipó a la jugada. Este asesinó a los hombres de Guzmán, a los clérigos y finalmente al propio "príncipe".

Tras la muerte de Guzmán, Aguirre ya sin cordura alguna, justificó sus actos como normales para una situación de guerra y se autoproclamó General. Continuaron su viaje hacia el Atlántico, arribando y tomando por asalto la isla de Margarita, donde fueron asesinados, tanto el Gobernador, como varios religiosos y algunos hombres y mujeres. Luego Aguirre pasó con su gente a Tierra Firme y en su camino saqueó e incendió varias poblaciones. Finalmente, sus propios hombres, tan crueles y feroces como su líder, le traicionaron y le dieron muerte en Barquisimeto (actual Venezuela). Antes de morir, Lope de Aguirre apuñaló a su propia hija, según él, para que ella no pagara por sus crímenes.

  • Pedro Malaver de Silva
Partícipe de las conquistas de Perú, Ecuador y Colombia, el español Pedro Malaver de Silva escuchó en esta última región las noticias sobre una tierra ubicada hacia el Este donde se hallaban pueblos de indios altamente desarrollados. Esto motivó a que en 1568 Malaver partiera rumbo a España con la intención de conseguir una licencia del Rey para la conquista de dichas tierras. La Corte lo declara Adelantado, Gobernador y Capitán General de la "Nueva Extremadura". Malaver recluta hombres en distintas regiones de España motivándolos con la posibilidad de hallar "El Dorado". La aventura está servida. 

Malaver inició su itinerario en la ciudad venezolana de Valencia y desde allí comenzó a avanzar rumbo al sur.  La esperanza de encontrar grandes fortunas no consiguió que los hombres soportaran todas las penalidades y penurias de aquellos infinitos llanos. El mismo Pedro Malaver por la fatiga se volvió distante e irritable. 

Tras cinco meses sin obtener resultado alguno Malaver envió al Capitán Céspedes, junto con treinta hombres, para que hiciese un reconocimiento del territorio. 26 dias después de su partida Céspedes halló un gran lago. Un mestizo conocedor del lugar afirmó que sus aguas discurrían cerca de la ciudad de Barquisimeto. Deseosos de abandonar la malograda expedición todos pidieron a Céspedes seguir el rumbo indicado por el mestizo, lo cual el Capitán aceptó sin mayores reparos. Céspedes mandó una nota escrita a Malaver sobre la corteza de un árbol informándole de la decisión en los siguientes términos:
"Señor Gobernador, cansados ya de andar perdidos tánto tiempo, sin esperanza de hallar mejor tierra, ni ventura de la que hasta aquí hemos visto, determinamos salir á morir entre cristianos; V. S. puede hacer lo mismo, siguiendo nuestros pasos, pues le vamos sirviendo en abrirle el camino."

Escena de la película Oro de 2017

Al enterarse del desacato de sus soldados, Malaver exigió a otro Capitán, don Luis de Leiva, que junto con otros 30 soldados fuese en busca de Céspedes para ahorcarlo y traer consigo a los demás desertores. Tras aceptar el encargo salió en su busca y captura. Al poco tiempo procedió igual que Céspedes comunicando a Malaver a través de un mensajero que no tenia pensado regresar. Finalmente los dos capitanes desertores se encontraron y unieron fuerzas para salir vivos de allí hacia Barquisimeto. 

Pedro Malaver, abrumado por la traición de sus mejores hombres, decidió seguir el camino de estos ya que perdió toda esperanza de conseguir encontrar la ciudad de oro. Acabaría llegando a la ciudad de Barquisimeto, en marzo de 1570. Pese a las pérdidas humanas y materiales de la expedición, Malaver seguía con la idea de encontrar "El Dorado" para igualar a los grandes conquistadores Pizarro y Cortés. Vendió los bienes que le quedaban y con este dinero regreso a España. 

Inició una segunda expedición desde Sánlucar en 1574 con 160 hombres. Arribaron a un lugar ubicado entre los ríos Amazonas y Orinoco. Al poco tiempo el hambre, las penurias y los ataques de los indios caribeños segaron la vida de casi toda la tripulación incluida la de Pedro Malaver y 2 de sus hijas. Uno de los sobrevivientes fue el soldado Juan Martín de Albujar, que tras pasar algún tiempo cautivo entre los indios logró, diez años después, llegar a la desembocadura del río Esequibo donde pudo contactar a los españoles que habitaban en la isla Margarita. Es gracias a este superviviente que se conoce el resultado de esta segunda expedición. 




Publicar un comentario

0 Comentarios


EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL

EVOLUCIÓN DEL IMPERIO ESPAÑOL